Mensaje del President

El 1 de julio, 2017

Esto no es una “Convención del Pueblo”

En el Día de las Elecciones, habrá una pregunta increíblemente importante en la boleta, que le dará la oportunidad de decidir si o no tomará lugar una Convención Constitucional. Esta Convención, si sea aprobada por los votantes de Nueva York, permitirá cambios y adiciones a la Constitución del Estado de Nueva York.

 

Los referendos sobre las Convenciones Constitucionales ocurren cada 20 años y no se ha producido en nuestro Estado desde los años sesenta. Mientras que puede parecer atractivo modernizar el texto de nuestra Constitución Estatal para reflejar muchos cambios que han tenido lugar durante los últimos 50 años, corremos el riesgo de perder mucho más de lo que podemos ganar. Nueva York es uno de los únicos Estados que declara explícitamente los derechos de sus residentes a negociar colectivamente un contrato justo. También contiene lenguaje fuerte que asegura las pensiones para los trabajadores del sector público, así como el derecho a la compensación de los trabajadores si se lesiona en el trabajo. Si los votantes eligen tener un Convenio, podría limitar potencialmente el poder para Local 338 y otros sindicatos que tienen para luchar por sus derechos y protecciones en su lugar de trabajo.

 

Una Convención Constitucional es un proceso costoso sin calendario proyectado ni agenda establecida. La agenda sería fijada por Delegados elegidos que a menudo ya son funcionarios electos. A estos delegados se les pagarían sus salarios normales más un bono adicional de $80,000 fundados por los contribuyentes. Los contribuyentes perderán cientos de miles de dólares y los bonos adicionales aumentarán la posibilidad de que la corrupción y la convención dure años más de lo que debería. Muchos defensores de la Convención Constitucional creen que una Convención nos permitirá alcanzar finalmente cierto lenguaje importante como la muy necesaria reforma ética. Sin embargo, un gran parte de lo que los partidarios han propuesto se puede lograr simplemente a través de la aprobación de la legislación a una fracción del costo para los contribuyentes de Nueva York.

 

Aún más preocupante es la realidad de quienes apoyan la Convención Constitucional. La Convención se está promoviendo como “la Convención del Pueblo.” Sin embargo, es lo contrario. Grupos de intereses especiales y la clase multimillonaria ya han comenzado a verter millones de dólares en nuestro estado para tratar de influir los votantes para que crezcan sus propias riquezas a sus expensas. Estos grupos podrían tener una fuerte influencia para hacer cambios en la Constitución sin considerar las cosas que todos nosotros valoramos como trabajadores neoyorquinos.

 

Existe un riesgo real de que las protecciones que actualmente tenemos puedan ser eliminadas en una nueva Constitución del Estado o que se pueda agregar un lenguaje antisindical como “Derecho al Trabajar por Menos” para socavar nuestro poder como miembros del sindicato. Esto realmente podría hacer más difícil negociar un contrato justo con los beneficios y protecciones que usted ha ganado. Para asegurarnos de que las cosas que valoramos como trabajadores son oídas en Albany, es especialmente importante que sigamos manteniéndonos unidos y luchando por nuestros derechos por votando NO a una Convención Constitucional el Día de las Elecciones. ¡Por favor, anime a sus compañeros de trabajo, amigos y familiares a hacer lo mismo!


Como Siempre, Y En Solidaridad,



John R. Durso



Click here to read in English



LOCAL 338 RWDSU/UFCW  •  1505 Kellum Place  •  Mineola, New York 11501
Main Office (516) 294-1338  •  Union Call Center (516) 294-1338 ext. 1775  •  Medical Call Center (516) 294-1338 ext. 1776
This site is designed to be best viewed using Internet Explorer 7 or newer.